Nemi_129
A veces, cuando camino por la calle y al pasar por lugares llenos de gente comienzo a imaginar cosas sobre esas personas, no siempre me sucede pero cuando hay personas cerca que llaman mi atención y llevan atuendos raros, no puedo evitar hacerlo.


Hace unos días caminaba por la cuidad, más específicamente vagaba por una estación del metro; no era una hora pico, pero la estación estaba llena de gente, las personas iban y venían de una dirección a otra, mi acompañante y yo bajábamos las escaleras y entrabamos a penas al andén cuando a mi lado paso un hombre alto de edad avanzada o eso imagine por su cabello cano impecablemente peinado hacia atrás, no pude distinguir su cara pero note las gafas oscuras que llevaba puestas. Tenía una gabardina verde militar y parecía que caminaba lentamente, o esa impresión me dio. El hombre tomo una dirección opuesta a la de nosotros yo me volví para verlo alejarse y lo que realmente llamó mi atención fue la enorme bolsa que llevaba sujeta en la mano derecha, la sostenía firmemente y con mucha seguridad, parecía más bien una maleta, era tan grande que bien podía caber una ella una persona y eso fue exactamente lo que pensé. Imaginé que aquel hombre era una asesino, que había trabajado para una organización secreta pero que ahora estaba por su cuenta, de otra forma no habría tenido que cargar con el cadáver, tal vez se había visto obligado a liquidar a un familiar suyo y ahora iba a sepultarlo en la cripta familiar, por eso se había visto en la necesidad de decuartizarlo y así poder meterlo en la maleta, porque no tenía auto, los autos llaman la atención sobre todo cuando se conducen rápido y siempre se corre el riesgo de que alguien revise la cajuela.Por eso aquel día ese hombre caminaba en dirección contraria a la nuestra en el andén.


Siempre pienso esa clase de cosas cuando encuentro personas así mientras camino por la ciudad y tienen aspectos extraños y llevan pesadas bolsas sujetas en las manos; no se por que pero esas cosas llegan a mi mente. Tal vez sea porque algún día lleve yo una maleta misteriosa mientras viajo en el transporte público en la que lleve un extraño contenido.


Nemi
Nemi_129



Si existe alguna cosa que me desagrade en este basto y hermoso mundo, es que las personas no cumplan su palabra. Tampoco es que vaya por la vida esperando algo de las personas, yo no soy así, pero si alguien ya dijo que hará algo, y encima te lo asegura, y que al final de todo resulte que no lo hace, es algo que me desagrada bastante, hasta el punto de llegar a molestarme.

No es que yo sea una persona estricta ni mucho menos, pero al menos, si me comprometo a una cosa lo cumplo, precisamente porque me gusta recibir lo mismo de la demás gente. Yo no entiendo las razones que puedan tener algunos individuos para no cumplir con su palabra, pero es ahí donde se muestra la confiabilidad de las personas y es por ello que creo que deberían esmerarse en ello, porque si te demuestran de lo que no son capaces de hacer, como esperar que vuelvas a creerles. Lo peor de todo, es que lo esperan, esperan que tu les creas las veces que ellos te digan que lo harán cuando resulta ser que es el mismo número de veces que no lo cumplen, y lo más increíble, es que se te aparecen como si nada y realmente esperan que no pase nada.

Algunas veces, como hoy, sucede que realmente no te quedan mal la segunda vez, pero te quedas con esa sensación de no saber que esperar la próxima.

Por eso yo prefiero no esperar nada de nadie e ir conociéndolos a partir de sus acciones, total uno solito se delata.

Atte. Dr Jekyll

Nemi_129
Me parece que para nadie es un secreto que este país esta siendo devorado por las ambiciones capitalistas de quienes lo gobiernan y lo peor de todo es que nos están quitando el único derecho que era realmente nuestro: nuestralibertad de expresión y pensamiento.


Con estohago referencia a lo ocurrido los últimos días, sobre una persona que fue privada de su libertad tras expresar sus ideas en una red social, ante lo cual sólo puedo decir:

Aunque las voces sean reprimidas las paredes hablarán.


Nemi
Nemi_129

He descubierto con tristeza que la sociedad actual ya no disfruta de la vida como antes, no me refiero a pasarse los fines de semana ahogados en alcohol ni a ir de fiesta en fiesta los domingos; me refiero a que las personas de hoy en día no disfrutan los pequeños detalles de la vida, a disfrutar las largas caminatas con la persona que amas mientras pasean por la calle vacía, hablo de disfrutar de una buena carcajada mientras dedicas tiempo a tu familia o simplemente disfrutar la brisa mientras estas sentado a la intemperie.

Pero vivimos en una sociedad tan estresada que no nos permite ni siquiera tomarnos unos minutos para respirar profundo y poder seguir con nuestras actividades, en la mayoría de los empleos competitivos, las personas no pueden darse el lujo de tomar un descanso pues alguien más brillante podría tomar su puesto.

Pero no todos aquellos que se pierden de las pequeñas cosas de la vida tienen empleos absorbentes ni viven estresados; es simplemente, a mi parecer, que se ha perdido el interés por ello, las personas de hoy sólo se impresionan con los avances que le ofrece la tecnología. La felicidad ya no se mide en los abrazos que recibes sino en que versión de iphone tienes.

Es triste aceptar la realidad, pero no pierdo la esperanza de que aún existan quienes se tomen el tiempo de apreciar las hojas de un árbol cuando caen mientras caminan por el parque y disfrutar las sensaciones que provoca tomar la mano de esa persona especial cuando caminan y apretarla fuerte ...


Nemi


Nemi_129
En la víspera de la celebración del día muertos, que es una tradición muy mexicana, las calles se llenan de momias y duendes, de brujas y vampiros, de zombies y de entes extraños salidos de mentes retorcidas. Y yo me pregunto: ¿Qué es lo que le está pasando a México?


El Día de Muertos o Día de Todos los Santos, es una tradición mexicana que como tal debería de celebrarse, pero en vez de ello se adoptan costumbres extranjeras y los niños salen a exigir los mejores y más caros dulces del mercado y se dan el lujo de rechazar las sencillas golosinas que una humilde persona y de buen corazón se ofrece a regalarles.


El día de muertos es una celebración que se lleva a cabo en la intimidad de los hogares, donde uno celebra a las personas que por desgracia ya no nos acompañan, es de cierta manera, una oportunidad de compartir una comida con aquellos seres que amamos y partieron antes que nosotros, es poder sentir su presencia haciéndonos compañía.


A veces eso es justamente lo que necesitamos, sentir que esas personas aún están con nosotros, que podemos regalarles una sencilla pero sincera ofrenda con aquello que los hacía felices mientras estaban entre los nuestros, a cambio de la tranquilidad que ofrece el saber que aún nos hacen compañía.


Apoyemos las tradiciones mexicanas y démosle el significado que realmente representan, hagamos valer nuestra identidad como mexicanos y no nos dejemos dominar por un pueblo que carece de cultura, sintámonos orgullosos de lo que somos y celebremos a nuestros difuntos como se merecen.

Nemi


Nemi_129

Hoy tenía ganas de escribir algo profundo y que llegara, de algún modo posible hasta el rincón más escondido en la mente de aquel que lo leyera, algo que fuera de cierta forma profundo e inspirador para quien tuviera la oportunidad de inspeccionar el artículo.

Tenía pensado elegir un tema del que nadie hablara y desarrollarlo de tal modo que resultara interesante y entretenido, hablar de ello de una manera amena y asertiva, que fuera fácil de entender y al mismo tiempo que guardara cierto toque de incredulidad.

Pero al sentarme frente al computador, no tuve una idea ni una razón lo suficientemente coherentes como para hacerme teclear rápidamente y llenar el monitor de aquello que hubiese inundado mi mente de inspiración.

Así que resolví de mejor manera, no escribir nada, por ello, se perderán de aquellas líneas coherentes e inspiradoras que si acaso resolvieren alguna epifanía.


Lo siento mucho por ustedes mis queridos lectores, si es que existiese alguno, pero esta noche mientras ustedes se pierden de una magnifica lectura, yo me dispondré a disfrutar una deliciosa cena.


Nemi