Nemi López

¡¡Hola a todos los adictos!!


 El proyecto de este mes para adictos a la escritura, era escribir una historia de temática gore. Dudo mucho que mi historia pueda ubicarse dentro de esta temática por ello me abstengo de poner una advertencia o algo parecido, pero hice mi mejor esfuerzo y me gustó mucho el resultado que logré, espero que a ustedes también les agrede, sin más los dejo con la historia.


.... La Última Batalla....


Toda mi vida me había preparado para esto. Toda mi vida me había preparado para este encuentro. Para enfrentar al hombre frente a mí. El hombre que había arruinado mi vida. El hombre que había matado a mi padre, el mismo que había violado a mi madre.

Había entrenado desde entonces para asesinarlo. Y ahora de pie frente a él, me estaba muriendo de miedo. Las historias que contaban sobre él no eran exageraciones. Era un hombre grande y poderoso, sin duda el asesino más sanguinario de todo Japón. Algunos decían que había sido el mejor samurái que existiera alguna vez. Había sido obligado a dejar la espada tras el Shogunato Tokugawa, pero en vez de eso se convirtió en ronin y posteriormente en el asesino que era hoy. Y no había duda de lo que era pues de pie frente a mí, blandía la espada sin dilaciones ni titubeos.

Era media noche pero la luna brillaba intensa sobre nuestras cabezas, iluminando los pasos que acortaban la distancia entre él y yo. Apenas podía sostenerme, tuve que sujetarme de mi propia espada cuya punta se aferraba a la tierra para mantenerme en pie, respiraba agitadamente y mis jadeos agonizantes rompían el silencio que llenaba la atmósfera. De mi brazo izquierdo, ahora inmóvil, se deslizaba serpenteante un hilo de sangre, que dibujaba el camino hasta mi mano donde podía escuchar como goteaba para formar parte del charco que ya comenzaba a formarse.

A varios metros de mí, él me miraba fijamente, mi vista estaba nublada y mi cabeza no podía pensar claramente, pero podía distinguir perfectamente su figura: su rostro inmutable como si careciera de sentimiento alguno, su frente apenas perlada de sudor atraía los cabellos sueltos que se pegaban a su cara inescrutable. Sostenida por su mano derecha, el filo de su espada brillaba reflejando la luz de la luna llena sobre mi cara, apuntándome con su filo mortal, como insinuando mi destino.
Con un esfuerzo sobrehumano me incorporé, mis piernas no tenían fuerzas pero me mantenían firme. Concentré todos mis pensamientos en mover los músculos que aún me respondieran con el único objetivo de atacarle, de acabar con su ser y cobrar al fin mi venganza.

Me acerqué con paso decidido y rápidamente él avanzó hacía mi con la intención de vencerme. Nuestras espadas se encontraron con el típico sonido del metal al golpearse. En un movimiento que apenas percibí se deshizo de mi ataque y al segundo siguiente sólo fui consciente de su espada sobre mi ojo derecho, un dolor lacerante invadió mi ser, solté la espada y con ambas manos cubrí mi rostro lanzando un grito sordo de mi pecho, la sangre brotaba de mi cuenca ya vacía salpicando los jirones de mi ropa, enrojeciendo todo a su paso.

Lleno de ira me levanté y lancé hacia él  mi torpe ataque, a pesar de la fuerza con la dirigí mi embestida, su figura no se inmutó. Envainó la espada y me golpeó el costado derecho con el mango. Mi propio impulso convirtió su débil ataque en un golpe seco que me sacó de equilibrio. Me encogí por el dolor pero el guerrero, sin perder el tiempo, desenvainó la espada y dibujó una línea recta desde mi vientre bajo hasta mi hombro izquierdo. Me atravesó con fuerza y de un solo movimiento me partió el cuerpo. 

El calor de su espada llenó cada parte de mi ser, podía ver mi propia sangre brotar de mi cuerpo inmóvil cubriéndolo todo con un baño escarlata. Caí al suelo en un  golpe brusco y el dolor aumentó a tal punto que de mi garganta ya sólo salían extraños sonidos guturales que no podía reconocer como mi voz. El hombre me miró de cerca y a contra luz pude apreciar mi sangre abrazándose a su espada.

Con un ágil movimiento la agitó en el aire y el líquido se deprendió del acero regando la tierra. La envainó de nuevo ya sin rastros de violencia, ni siquiera en su rostro había señales de pelea. Dio media vuelta y pude ver su espalada alejarse.

Tendido de bruces en el suelo, podía ver partir a aquel hombre indescifrable para luego desaparecer en la oscuridad de la noche mientras exhalaba el último suspiro de mi aliento.
..........................
Nemi López

Hola a todos:


Sé que he andado un poco desaparecida pero me he dado el tiempo de escribir y es que desde hace un tiempo que he querido hacerlo pues estoy leyendo un libro que me ha parecido buenísimo y quiero recomendarselos. 



Se trata de "1984" escrito por George Orwell en 1948. Es la historia de un singular personaje atrapado en un mundo vigilado constantemente, en el que nada ocurre son ser visto antes por los ojos del "Gran Hermano" y en el que hasta para amar libremente hay que esconderse.

Comencé a la historia porque me la recomendaron y luego me atrapo al punto que no puedes dejar de leerla. Lo que más me ha llamado la atención es el enfoque que le da el autor a la clase proletaria o como él mismo la llama: "los proles". 

He de confesarles que no soy muy apegada a historias con contexto político-social pero al leer esta historia me fui envolviendo en un mundo que no me pareció distinto al que vivimos hoy en día. Quienes ya lo leyeron seguro me entienden y quienes aún no han tenido la oportunidad les recomiendo ampliamente que lo hagan. Normalmente esta historia viene acompañada de otro gran libro llamado "Rebelión en la granja" que también es una historia que te atrapa y que no pierde el enfoque social que enmarcó al autor, pero sin duda una historia totalmente diferente.

De cualquier manera no se priven de disfrutar cualquiera de estas maravillosas historias, mientras tanto yo seguiré con la nariz metida en 1984.




Ficha Técnica:

Autor: George Orwell
Editorial: Destino
ISBN: 978-84-233-4165-8
Número de páginas: 352
Género: Narrativa


Hasta la próxima!!!