miércoles, septiembre 26, 2012

Proyecto de Septiembre: El Mes del asco


¡¡Hola a todos los adictos!!


 El proyecto de este mes para adictos a la escritura, era escribir una historia de temática gore. Dudo mucho que mi historia pueda ubicarse dentro de esta temática por ello me abstengo de poner una advertencia o algo parecido, pero hice mi mejor esfuerzo y me gustó mucho el resultado que logré, espero que a ustedes también les agrede, sin más los dejo con la historia.


.... La Última Batalla....


Toda mi vida me había preparado para esto. Toda mi vida me había preparado para este encuentro. Para enfrentar al hombre frente a mí. El hombre que había arruinado mi vida. El hombre que había matado a mi padre, el mismo que había violado a mi madre.

Había entrenado desde entonces para asesinarlo. Y ahora de pie frente a él, me estaba muriendo de miedo. Las historias que contaban sobre él no eran exageraciones. Era un hombre grande y poderoso, sin duda el asesino más sanguinario de todo Japón. Algunos decían que había sido el mejor samurái que existiera alguna vez. Había sido obligado a dejar la espada tras el Shogunato Tokugawa, pero en vez de eso se convirtió en ronin y posteriormente en el asesino que era hoy. Y no había duda de lo que era pues de pie frente a mí, blandía la espada sin dilaciones ni titubeos.

Era media noche pero la luna brillaba intensa sobre nuestras cabezas, iluminando los pasos que acortaban la distancia entre él y yo. Apenas podía sostenerme, tuve que sujetarme de mi propia espada cuya punta se aferraba a la tierra para mantenerme en pie, respiraba agitadamente y mis jadeos agonizantes rompían el silencio que llenaba la atmósfera. De mi brazo izquierdo, ahora inmóvil, se deslizaba serpenteante un hilo de sangre, que dibujaba el camino hasta mi mano donde podía escuchar como goteaba para formar parte del charco que ya comenzaba a formarse.

A varios metros de mí, él me miraba fijamente, mi vista estaba nublada y mi cabeza no podía pensar claramente, pero podía distinguir perfectamente su figura: su rostro inmutable como si careciera de sentimiento alguno, su frente apenas perlada de sudor atraía los cabellos sueltos que se pegaban a su cara inescrutable. Sostenida por su mano derecha, el filo de su espada brillaba reflejando la luz de la luna llena sobre mi cara, apuntándome con su filo mortal, como insinuando mi destino.
Con un esfuerzo sobrehumano me incorporé, mis piernas no tenían fuerzas pero me mantenían firme. Concentré todos mis pensamientos en mover los músculos que aún me respondieran con el único objetivo de atacarle, de acabar con su ser y cobrar al fin mi venganza.

Me acerqué con paso decidido y rápidamente él avanzó hacía mi con la intención de vencerme. Nuestras espadas se encontraron con el típico sonido del metal al golpearse. En un movimiento que apenas percibí se deshizo de mi ataque y al segundo siguiente sólo fui consciente de su espada sobre mi ojo derecho, un dolor lacerante invadió mi ser, solté la espada y con ambas manos cubrí mi rostro lanzando un grito sordo de mi pecho, la sangre brotaba de mi cuenca ya vacía salpicando los jirones de mi ropa, enrojeciendo todo a su paso.

Lleno de ira me levanté y lancé hacia él  mi torpe ataque, a pesar de la fuerza con la dirigí mi embestida, su figura no se inmutó. Envainó la espada y me golpeó el costado derecho con el mango. Mi propio impulso convirtió su débil ataque en un golpe seco que me sacó de equilibrio. Me encogí por el dolor pero el guerrero, sin perder el tiempo, desenvainó la espada y dibujó una línea recta desde mi vientre bajo hasta mi hombro izquierdo. Me atravesó con fuerza y de un solo movimiento me partió el cuerpo. 

El calor de su espada llenó cada parte de mi ser, podía ver mi propia sangre brotar de mi cuerpo inmóvil cubriéndolo todo con un baño escarlata. Caí al suelo en un  golpe brusco y el dolor aumentó a tal punto que de mi garganta ya sólo salían extraños sonidos guturales que no podía reconocer como mi voz. El hombre me miró de cerca y a contra luz pude apreciar mi sangre abrazándose a su espada.

Con un ágil movimiento la agitó en el aire y el líquido se deprendió del acero regando la tierra. La envainó de nuevo ya sin rastros de violencia, ni siquiera en su rostro había señales de pelea. Dio media vuelta y pude ver su espalada alejarse.

Tendido de bruces en el suelo, podía ver partir a aquel hombre indescifrable para luego desaparecer en la oscuridad de la noche mientras exhalaba el último suspiro de mi aliento.
..........................

Espero les haya gustado mi relato de este mes. 
Hasta la próxima!!!


Glosario:
ShogunatoTokugawa: Periodo en el que Japón sufrió cambios político-económicos, principalmente la lucha por suprimir la fuerza samurái.

Ronin: Samurái sin amo, que no tiene por quien luchar. En la actualidad puede referirse a los estudiantes que no aprueban su examen de admisión a la universidad.

Samurái: Guerrero que servía al señor feudal, principalmente adiestrados en el ataque con arco montando a caballo y posteriormente en el enfrentamiento con katana (espada tradicional japonesa).

18 comentarios:

Ever Ballardo Martínez dijo...

Hola Nemi;

Me ha gustado. Diría que es un relato muy fotográfico, con eso me refiero a que las descripciones me situaron en la escena, muy bien hecho.

Permiteme una sugerencia: "El calor de su espada...", yo diría que en vez de "calor" usaras "frío" porque es acero (metal), que tienden a ser fríos a bajas temperaturas.
"El frío de su acero..."

Ha sido un placer leerte, amiga.

Raquel Campos dijo...

Muy buen relato, bien trazado y muy bien ambientado en el gore. Te felicito Nemi pues has hecho el ejercicio!!!
Un saludo!!!

Cloe dijo...

Historia con final inesperado, como no debiendo ser. Me gusta.

Cloe dijo...

Historia con final inesperado, como no debiendo ser. Me gusta.

Anónimo dijo...

WOW está genial.

Me gusto el tema, como está escrito y tiene un buen ritmo.
Te seguiré leyendo.

Un saludo.

Rubenson.

Inna Franco dijo...

Muy bueno Nemi, además interesante locación...

000latani000 dijo...

Qué bien ambientado Nemi! Ha sido un gusto leerte.
Al principio pensaba que no empezaba la acción, pero el espadazo en el ojo ha sido autentico! Jijiji! Pero lo mejor es que el marco de la historia queda incluso elegante.
Muy buen resultado, enhorabuena!
Un saludo!

Nemi dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, realmente me hace sentir muy agradecida con ustedes el saber que disfrutan lo que escribo. Ever Ballardo, en cuanto a tu observación, lo manejé como "el calor de su espada" porque (no sé si los has experimentado) cuando te cortas con un objeto filoso sientes que al atravesar tu piel el ardor que genera el corte causa una leve sensación de calor (al menos en mi experiencia personal).
Gracias a toso por sus palabras!

daniel dijo...

Has conseguido un buen relato. Me ha encantado.

Un beso.

Nut dijo...

Me gustan las historias de samurais :) Interesante tu relato. ¿Me permites una pequeña recomendación? Cuando escribas observa que no se repita demasiado la misma palabra en el mismo parrafo y también el sufijo -mente- como en: "A varios metros de mí, él me miraba fijamente, mi vista estaba nublada y mi cabeza no podía pensar claramente, pero podía distinguir perfectamente su figura" Espero no haberte molestado con el comentario. Gracias por compartir.

Maria O.D. dijo...

¡hola!al terminar de leer me quede como que con una sensación de vacío, de que faltaba algo y creo que es porque el protagonista de tu relato muere sin hacer justicia a sus padres, pero es un relato muy bien narrado, que provoca una desesperanza y al mismo tiempo pone al antagonista como un ser idealizado imposible de vencer.

Ever Ballardo Martínez dijo...

Hola Nemi;

Me he cortado muchas veces; y ahora entiendo tu punto. Bien pensado; me impresionas.

Saludos.

Kimberly G. Hernandez dijo...

¡Una ambientación gore muy fina!
Muy buena forma de adaptarlo.
Saludos

Nemi dijo...

Gracias a todos por su apoyo y Nut, gracias por tu observasión te aseguro que lo tomaré en cuenta en mis próximos escritos. Un beso!

Tania Yesivell dijo...

._. Perdió.
Desgraciadamente, era lo más lógico.

Anónimo dijo...

Orale, que bien escribes, me declaro tu fan

Déborah F. Muñoz dijo...

Me parece un final muy apropiado :)

Anuca dijo...

Un final que no se espera y que no por ello es menos adecuado. Enhorabuena Nemi.
He llegado hasta ti a través de Adictos a la escritura y... me quedo!
Un besito